Efecto multiplicador de la asistencia técnica apropiada

11081448_768297389950728_8486636360651639571_n“La comercialización de los productos hortícolas en un punto de venta de la Feria/Mercado del sábado, permite poner en evidencia la diferenciación lograda gracias al estímulo a cultivar variedades innovadoras y a través de los SGP (promovidos por el CNAPE del MDRyT). Implícitamente se reconoce la aplicación apropiada de buenas prácticas agrícolas y de manufactura, fruto de una asistencia técnica eficaz”, manifestó Daniel Pérez Cueto en el marco de la supervisión externa realizada al Proyecto Seguridad Alimentaria y Económica Sustentable en el altiplano y el valle central tarijeño. Pérez es el coordinador del Programa SAE, de la ONG Belga Lovaina Cooperación.

“Durante el primer trienio del programa, se hizo énfasis en la disponibilidad y acceso a la quinua como alimento. Durante el trienio actual, además hacemos énfasis en el uso y la sostenibilidad. Igualmente, recogemos evidencias del trabajo realizado en la promoción del consumo” manifestó Pérez. Sin embargo, señaló que paradójicamente, no se logró responder a la demanda de asistencia técnica y acompañamiento; precisando que es clave integrar acciones de asistencia técnica y acompañamiento a los productores.

11027990_768297289950738_2972472166091334973_nEl proyecto presta asistencia técnica a productores de hortalizas y quinua en ambos municipios, lo novedoso de esta fase del proyecto, es la experiencia piloto que se tiene, motivando a productores de la zona altiplánica de San Lorenzo a recuperar el cultivo tradicional de la quinua, experimentando con nuevas variedades que están siendo cultivadas en Yunchará. El proyecto es parte de los desafíos que Esperanza Bolivia con el apoyo de Lovaina Cooperación, está desarrollando en el campo de la seguridad alimentaria y económica en Bolivia.